jueves, 1 de mayo de 2014

Almez americano / Celtis occidentalis



Familia: Ulmaceae

Origen: Estados Unidos

Hojas: caducas, ovadas, asimétricas, trinervadas, acuminadas en el ápice y dentadas en su parte superior, ásperas al tacto, de color verde brillante, más pálidas en su envés, al caer se tornan pálidas

Flores: insignificantes, carecen de interés, poseen largos pedúnculos y un tono verdoso. Pueden existir  en el mismo pie de ambos géneros, las femeninas solitarias y las masculinas generalmente agrupadas. La flor femenina es la que origina el fruto

Fruto:  en drupa esférica, anaranjados a negro púrpura.

Florece en mayo y fructifica  en otoño, manteniéndose en el árbol durante el  invierno, en su interior alberga una semilla



El fruto es comestible, aunque rara vez se comercializa para la alimentación humana ya que son pequeños y se encuentran dispersos y a cierta altura

Se multiplica por semillas

Su madera se utiliza en la fabricación de postes, apero de labranza y de muebles de poca calidad, ya que se pudre con facilidad

Aunque no tolera demasiado bien las condiciones de la ciudad, suele utilizarse como árbol de calle

Posee un magnifico tronco que puede llegar a los 20 m de altura con una copa muy ramificada. Sus raíces son fibrosas y crecen con rapidez. Su corteza lisa, de color pardo oscuro y llena de verrugas. Tiene un lento crecimiento

Su nombre genérico es el antiguo nombre griego, el específico hace referencia a su origen


Representado en el parque de Miraflores, en el Celestino Mutis y en algunas calles de nuestra ciudad, además del Vivero del Parque del Alamillo
Publicar un comentario