viernes, 28 de octubre de 2011

Parkinsonia aculeata, Espinillo, Palo verde mexicano, Espino de Jerusalén

Nativo del sudoeste de EE.UU, oeste de Texas  y sur de Arizona, México, Caribe,  Sudamérica, Argentina y las Islas Galápagos
Pertenece a la familia de las Caesalpiniaceae (Leguminosae)
Árbol de pequeño tamaño unos 8 – 9 m de altura, copa extendida, rápido crecimiento
Hoja caduca, compuesta  por foliolos de pequeño tamaño

Floración muy llamativa, en racimo colgante de color amarillo anaranjado, en verano
Fruto una legumbre  color marrón y entre 8 – 101 cm de largo , es comestible, con un agradable sabor, siendo consumido en el mundo rural,
Muy aceptado por el ganado como forraje ya que contiene proteínas
posee propiedades medicinales, siendo antiepiléptico, febrífugo y abortivo, utilizándose la infusión de sus hojas, de su corteza con limón y azúcar  se hace un jarabe contra la tos
Se utiliza como ejemplar aislado en jardines por su floración espectacular , también como árbol de sombra
Soporta bien el viento y la contaminación, necesitando escaso mantenimiento se multiplica por semillas que germinan con facilidad convirtiéndola en una especie invasora, en Australia donde fue  introducida como ornamental, llego a convertirse en maleza, por la facilidad en que se expande, además  sus frutos flotan, con lo que en inundaciones  llegan a grandes distancias, pueden llegar a formar  matorrales inaccesibles
Hoy se utilizan métodos para controlar la propagación, como el control biológico por insectos que se alimentan de la semilla, el fuego, y los herbicidas  
Si se planta en lugares de paso de personas debe tenerse cuidado en que las ramas no bajen a la altura de las personas ya que posee  numerosas espinas que podría producir daños, esto la convierte en ideal para setos  defensivos

En Sevilla podemos ver  magníficos ejemplares en la Isla de la Cartuja , (Camino de los Descubrimientos y en  Americo Vespucio), también en el Paseo de C. Colón

No hay comentarios: