lunes, 25 de agosto de 2014

Encinas verdes




Vuelvo a mencionar las encinas debido a que, revisando mis anotaciones para un nuevo post, he encontrado un regalo que me hizo un amigo.

Una colección de encinas.




La encina para mi es nuestro mejor y junto con el olivo, carismático árbol, árbol de fuerza, árbol de poderío, árbol de generosidad, árbol de longevidad, fuente y contenedor de energía.




En su tiempo fue el árbol que llenaba nuestro paisaje luciendo su poder y formando parte de nuestra economía, en el mundo grecorromano  fue símbolo de prosperidad y felicidad.




Las dríades o ninfas de los árboles habitan preferentemente en los encinares, de hecho la voz griega dríade deriva del sustantivo encina



Hoy la mayoría de las encinas han sido taladas, pero yo las admiro, yo llevo su espíritu, y de algún modo su fuerza, yo soy encinarosa.


Este tronco corresponde a una centenaria encina
Se lamentaba mi amigo de no haber estado toda la mañana buscando y no haber encontrado ninguna encina rosa, no busques, no hay otra, !yo!, soy yo, única e irrepetible, en lo bueno y en lo malo. Con mis defectos y mis virtudes




Amo la vida, amo la naturaleza, quiero a los árboles y adoro a las  encinas
en momentos de dolor, en momentos de tristeza mea abrazo a una encina
ella, recoge mis lamentos y clama mi espíritu
yo le muestro mi afecto
creo que nos entendemos 


También hay  brujas  en los bosques de encinas

Publicar un comentario