jueves, 29 de abril de 2010

! HOLA !

Yo, la titular de este Blog, me llamo rosa, soy una enamorada de la Naturaleza en todas sus acepciones pero, mayoritariamente soy una enamorada de los árboles, ¡Siento dolor! Cuando veo que alguien daña un árbol

Estimo que el árbol es uno de los seres más indefensos que hay, siendo elemento primordial en la cadena de la vida, son autenticas fábricas de oxigeno, fundamentales en la regulación del clima, pero, están totalmente desprotegidos ante el ser mas depredador y menos agradecido del planeta

Existen datos que corroboran que aparecieron en el mundo mucho antes que el hombre, esos mismo datos nos dicen que la tierra era un auténtico vergel, ellos la poblaban sin necesidad alguna de que alguien tuviera que sembrarlos, plantarlos, podarlos, etc .Creo que en solitario realizaron la labor de acondicionar una atmósfera en la que el resto de los seres pudiéramos vivir.

Son seres vivos, nacen crecen, se reproducen, se ha demostrado que sienten, incluso que entre ellos existe comunicación y… mueren

Los beneficios que nos aportan son inmensos, si su labor es importante como fábrica de oxigeno, también lo es: como elemento primordial en el ciclo del agua, como regulador de las temperaturas, como barrera contra los vientos, no es menos importante como productor de frutos deliciosos y sanos para nuestra alimentación, como productor de sustancias útiles en la farmacia para nuestra salud, (no olvidar que ese simple remedio, la aspirina, se extraía de un sauce, que llego a denominarse “árbol farmacia”), productor de elementos útiles en nuestras industrias y sobre todo en el terreno bucólico y romántico: productor de armonía, relajación y de esa sombra tan codiciada en los rigurosos días donde nuestra estrella Sol nos proporciona los 40 grados de temperatura

Experimentar estar en una zona con árboles es experimentar multitud de sentimientos que varían según sus pasos vegetativos, melancolía cuando pierden sus hojas, paz y relajación cuando lucen sus copas vestidas de verde, y alegría y romanticismo cuando nos obsequian sus fragantes flores, y… que decir de ellos cuando exhiben sus frutos

Resulta curioso que el hombre conforme alcanza “el progreso” se olvida de ellos, y le molestan olvidándose de lo que representan. El hombre primitivo, hoy en día los pueblos que catalogamos como menos civilizados, han tenido y siguen teniendo más respeto y aprecio por ellos

Como seres longevos, su edad puede llegar en algunos casos a miles de años, son grandes testigos mudos de nuestra historia

Por ello quiero que este blog, en general, sea un homenaje a la Naturaleza y en particular, a ese ser maltratado “El Árbol” mi amigo
Publicar un comentario