martes, 24 de abril de 2012

los enemigos de nuestras Palmeras


Hemos comentado acerca de los príncipes en el reino de las plantas, así fueron denominadas por el  gran botánico sueco Corolus Linnaeus
Económicamente es el segundo grupo vegetal en importancia, hay infinidad de  humanos en las regiones tropicales que dependen  de ellas para subsistir
Y hemos comentado de su, en este momento, gran depredador que está poniendo en riesgo su vida, podemos decir más, muchas han sucumbido ya a este terrible enemigo, es un depredador que no se ve, actúa en el interior de la palmera, mas no hay duda que podemos observar sus efectos y sin apenas ser experto saber cuándo una palmera no tiene otro remedio que ser cortada y destruida
Rhynchophorus ferrugineus (Oliver)
No solo nos afecta porque perdemos un ser vivo y con él toda su belleza, también porque poseen un alto valor patrimonial y su pérdida repercute además de en nuestro paisaje en nuestro patrimonio
Observo que por parte del personal de parque y jardines se está actuando sobre ellas, también que son muchas las personas que poseen palmeras en sus jardines y han tomado conciencia del problema, no solo por su propia palmera sino porque declarada como esta por parte de las autoridades la situación de plaga, tenemos una responsabilidad hacia otras palmeras que puedan ser atacadas, estoy segura que si alguien no ha tomado medidas, será por ignorancia, quizás incluso debido a la etapa que atravesamos de falta de recursos económicos, pero por favor en este caso ponerse en contracto con la Delegación de Parques y Jardines
Comente que dentro de las actuaciones llevadas a cabo a algunas palmeras se les había efectuado una especie de cirugía consistente en limpiar la zona afectada, así pueden verse en Sevilla infinidad de palmeras que presentan el lamentable estado de un larguísimo tronco, ni siquiera terminado en punta no obstante he podido observar que algunas están digamos reviviendo y comenzando a asomar nuevamente sus hojas, algunas incluso de forma torcida. Aunque pueda con suerte enderezarse, así hay una por ejemplo en los jardines de la Casa Rosada, Delegación de Medio Ambiente, que también había sido visitada por nuestro picudo, quizás para dar a voz de alarma de que estaba presente
Las que estaban muy dañadas simplemente han sido cortadas y solo queda el testigo de su presencia
Una amiga que ha tenido que cortar dos palmeras de su jardín me ha hecho un buen regalo, para que lo examinara y lo viera, me ha traído en una cajita tres picudos y una larva. Llame a mi amigo Jacinto Martínez y ambos dos con un microscopio y nuestra cámara fotográfica, todo de forma muy rudimentaria pudimos sacar estas imágenes que os pueden dar idea de cómo es, aquí lo tuvimos vivo y coleando, hoy están en un botecito de alcohol, dispuestos a que dentro de unos días volvamos a experimentar con ellos



Pero al parecer el Picudo rojo no es el único enemigo de nuestras palmeras, solo hay que darse una vuelta por el parque de María Luisa y ver el daño que les producen las ratas, a las que al parecer también les encantan
Pregunte hace unos días en una urbanización cual era el objetivo de una faja de lata puesta a un metro aproximadamente del suelo y una anchura de unos 50 cm y me explicaron que era para evitar pudieran subir las ratas
La Palmera es una planta muy utilizada en jardinería por esa exótica y elegante belleza que trasmite al paisaje, lo que ha dado lugar a que  debido a la gran  demanda se ha producido la importación de grandes remesas de palmeras de países de América del Sur y Centroamérica, algunas de estas remesas no ofrecen las debidas condiciones de salubridad, por lo que también importamos sus parásitos enemigos, y la mayoría de las veces se adaptan a  nuestra climatología y pasan a formar parte de nuestra fauna y a producir serios problemas en nuestros jardines y amenazan a nuestra única palmácea no introducida, autóctona, del sur de Europa y norte de África que es el palmito (chamaerops humilis)
Existen más de 100 especies de artrópodos que atacan a diferentes especies del generó Phoenix (palmeras mas cultivadas en el mundo.) así el Or yctes agamemnon, y Rhynchophorus cruentatus, han causado muchísimos daños relacionado con las palmeras importadas de  Argentina (Trithrinax  campestris  y Butia yatay) también han causado y están causando daños, daños importantes el Rhynchophorus ferrugineus, en especies como la palmera Canaria (Phoenix canariensis) y la palmera datilera (Phoenix dactylifea)
También muy peligroso, importado y que se  ha adaptado a  nuestro hábitat es la mariposa (Heterócero) de las palmeras (Paysandisia arcón) este voraz depredador puede matar grandes ejemplares de una amplia gama de palmeras,  pudiendo provocar grandísimas perdidas,  paisajísticas, ornamentales y económicas si no se le ponen los medios para detenerlo
La Paysandisia pertenece a la familia Castiidae siendo una plaga que procede del norte de Argentina, Uruguay, Paraguay y sur de Brasil, las orugas se alimentan de los brotes y de las hojas jóvenes de un extenso grupo de palmeras pudiendo llegar a provocar la muerte, pueden atacar al  Palmito común (Chamaerops humilis), a la palmera de la fortuna o palmera de Chusán (Trachycarpus fortuneii), Palmera canaria (Phoenix canariensis), palmera datilera (Phooenix Dactylifera), palmera de abanico de California (Washingtonia filifera) Palmera de abanico mexicana (Washingtonia robusta), que son las palmeras  más comunes en España, pueden seguir atacando a la Butia, Sabal, Trithhirinax, Livistona, y otras.
Se tiene conocimiento de que  esta especie entró   sobre los ochenta y noventa del siglo pasado, detectándose su presencia en Francia, también se detectó en algunos viveros de Gerona, mas tarde en Inglaterra,   y se está detectando su presencia en Alicante, Valencia y con mayor fuerza en  Mallorca y también se tiene conocimiento está presente en Italia
La oruga de esta especie es minadora de troncos, pudiendo morir la palmera, en el largo periodo larvario excava profundas galerías con trágicas consecuencias,
Parece, además, que nuestro clima les es propicio para su desarrollo
Huevos
La hembra deposita los huevos en el interior de las hojas, estos se asemejan a un grano de arroz
Oruga
En un principio, las larvas,  son ligeramente rosadas y con largas sedas. Al nacer se alimentan de las hojas tiernas, para luego entrar en el tronco donde se comen el cogollo de la madera, pueden llegar a medir entre 100 y 110 mm de longitud, su ciclo de desarrollo se ha comprobado es largo. La oruga es de color blanco tirando a ocre con marchas grises por el cuerpo, la línea media del dorso es oscura, sus segmentos son abultados y los espiráculos son anaranjados. Sus patas torácicas son  pequeñas, las abdominales y anales están bastante más desarrolladas, su cabeza es color castaño y en ella posee grandes mandíbulas  negras

Crisálidas
La oruga confecciona un capullo con seda y fibras desmenuzadas en el interior de la palmera,  su metamorfosis dura alrededor de un mes


Imago (último estadio en el desarrollo de un insecto)
Los imagos cuya actividad es nocturna suelen medir unos 77 mm los machos y entre 90 y 100 mm las hembras de envergadura alar, tamaño muy grande comparado con nuestros

 Heteróceros. Sus alas anteriores tienen un color gris verdoso y  las posteriores son rojas con una amplia mancha negra con el centro blanco, son los colores que identifican este bichejo
Para saber que una palmera está afectada observaremos sus hojas, si tienen un aspecto perforado  y agujerado, galerías interiores en el tronco que además aparecen taponadas con un conglomerado  endurecido  como de serrín, su cogollo arqueado, observamos la presencia de capullos adheridos o muerte de las hojas centrales del cogollo, podremos determinar que está infectada
En el caso de las palmeras que a diferencia de otros árboles únicamente tienen una yema apical, cogollo o palmito, por muy altas que sean si  esta yema se pierde el árbol,  la palmera queda abocada a una muerte lenta y segura, por eso es importante mantener un estricto control  del insecto y su posterior eliminación  del sitio donde aparece







Y pasar con rigor las inspecciones fitosanitarias  de los nuevos brotes de palmeras que se importen cumpliendo el riguroso  proceso de cuarentena y la normativa fitosanitaria, conocer el destino donde van y en el caso de un ataque conocer o localizar rápidamente los pies afectados para su inmediato tratamiento


Actualmente todavía está por demostrar la eficacia de los tratamientos químicos.
En Francia este parásito se ha incluido en la lista de los organismos nocivos que deben someterse a control
En España tenemos zonas de riesgo en las  que debemos también estar alerta, por ejemplo el desierto de las palmas en Benicassim (Castellón), el mismo palmeral de Elche, declarado Patrimonio de La Humanidad en 2004 por la Unesco
A tener en cuenta también  el manejo de la copa de una palmera, si no se realiza con corrección puede debilitarse y llegar a morir la palmera, en el momento de estar debilitadas, por supuesto son muchísimo más proclives a ser atacadas por los parásitos.
Y de máxima importancia, la acción coordinada y conjunta de todas las administraciones, intercambiando  información y resultados de los experimentos, de los técnicos, para entre todos llegar a poder realizar una acción totalmente controlada en todos los ambitos
Fuente: Revista Foresta nº 28, y propia
Artículos de  Carlos Gómez de Aizpúrua y José González Granados
Post anteriores:
Publicar un comentario