martes, 28 de marzo de 2017

Procesionaria del pino - Thaumetopoea pityocampa



Captada en el Espacio Natural de Doñana

Con este nombre nos referimos a la plaga más importante de nuestros pinares

La llamamos procesionaria, en lenguaje coloquial, debido a que se desplaza en grupo y de una forma alineada, como si de una procesión se tratara, curiosamente en cabeza va un ejemplar hembra

La procesionaria pone los huevos sobre las ramas de los pinos y de los cedros, así sus orugas al nacer se alimentarán de los brotes jóvenes de acículas (hojas del pino) 

Los pinos que más gustan a estos bichejos son: el Pino canario o Pinus canariensis, el Pino carrasco o Pinus halepensis, el Pino lairicio o Pinus nigra, el Pino pinaster o Pinus pinaster el pino piñonero o Pinus pinea, el Pino silvestre o Pinus sylvestris, 

Las orugas de la procesionaria, que disponen de un cuerpo cubierto de pelos largos, son peligrosas ya que son urticantes, además no es necesario tocarlas, en el momento en que se ven amenazadas, lanzan sus pelos al aire provocando irritaciones y alergias a quien se encuentre en su entorno, sea animal o persona, cada oruga dispone de unos 500.000 pelos especiales que se asemejan a pequeños daros envenenados, si alcanzan nuestra piel suele desencadenar  reacciones  cutáneas, también pueden producir problemas oculares, bronquiales pudiendo llegar a ocasionar una anafilaxia severa

Su ciclo cronológico es:


A final de verano la mariposa deposita sus huevos en las acículas de los pinos, las orugas que se agrupan en los típicos bolsones, fabricados con hilos sedosos, pasan el tiempo de frio, dentro de cada bolsón pudiendo llegar a albergarse entre 100 y 20o larvas, a la caída del sol, las orugas entran en actividad e inician la marcha en busca de comida, lo hacen de forma alineada, una vez alimentadas o si el frio les ataca regresan nuevamente alineadas al bolsón. 


Podemos decir que no les gusta el frio ni el excesivo calor

A final de invierno bajan a tierra enterrándose en el suelo, donde se transforman en mariposas, a final de verano, salen las mariposas de la tierra y comienza el nuevo proceso
Pocas veces llegamos a ver las mariposas, debido a que gozan de una muy corta vida, 24 horas.

El pino que sufre el ataque de este lepidóptero puede quedar esquelético, solamente que en primavera podrá si el tiempo no lo impide volver a rebrotar 

A tenor de lo molestas que pueden llegar a ser para las personas y los animales, debemos procurar combatirlas, 

Existen procedimientos químicos, como inyecciones aplicadas en el tronco del pino, en este caso deberemos recurrir a un profesional acreditado.

Pero teniendo en cuenta que cada vez más nos agrada ser ecológicos la mejor forma es recurrir a la biodiversidad, son diversos los animalitos que se alimentan de estas larvas, ejemplos varias especies de aves, como algunos murciélagos, cigarras, hormigas, avispas, etc el quid es que debemos atraerlos al banquete

 
Pero también podemos recurrir a eliminar o romper  los bolsones, siempre debe hacerse con extrema precaución

Buscarlas cuando están bajo tierra y eliminarlas

Con el cambio climático los ciclos se ven perturbados y se está comprobando que cada vez aparecen antes 

Es aconsejable que cuando visitemos un pinar, sobre todo entre febrero y abril debemos extremar las precauciones

Fuentes consultadas: Wikipedia, Ginerymira, Infojard; Inimágenes de la Red
Publicar un comentario