lunes, 21 de noviembre de 2011

Brassaia actinophylla / Árbol paraguas / Árbol pulpo


 
Familia  Araliaceae

Nativo de las selvas lluviosas de Nueva Guinea, Australia y Java

Alcanzando unos 15 m de altura, es un árbol perennifolio

Sus hojas grandes palmeadas, en grupos de siete de un color verde oscuro brillante, amarillean caso de que la temperatura baje demasiado


Suele tener troncos múltiples y sus flores aparecen en la parte alta del árbol, en racimos hasta de 2 metros de largo  acogiendo unas 1000 flores de un color rojo purpura, que permanecen largo tiempo en el árbol, su fruto en baya

Esta flor es muy rica en néctar que alimenta a un sinfín de aves y animales, el fruto también es consumido por muchos animales,  sus hojas representan el alimento básico de los canguros arborícolas  de Bennett



No obstante debe saberse que tanto sus frutos como sus hojas contienen oxalatos  y otras toxinas que primordialmente no deben de consumir los loros pues morirían

Se propaga por semillas y por  esquejes que enraízan muy pronto, incluso en agua

Puede cultivarse en maceta teniendo en cuenta que le atacan los ácaros con lo que deberíamos tener muy limpias sus hojas. Otros enemigos son la mosca blanca, el hongo negrilla, y la cochinilla



Sus raíces se extienden mucho por lo que podemos decir que es un árbol agresivo, incluso invasor en algunos sitios

Suelen  utilizarse ejemplares aislados como ornamental

En Sevilla  había dos ejemplares en el parque de María Luisa, cercanos al estanque de los Leones, solo queda uno, pero podemos ver un magnifico ejemplar enfrente de la puerta del teatro Lope de Vega, detrás de la discoteca , también en los jardines de San Telmo, en zona ajardinada en la calle -Castillo  de Constantina y en la calle Trovador existe un arbolito muy frondoso y bello de esa especie y en algunos jardines privados 


Publicar un comentario